Tu gabinete de estética en Zaragoza | Más de 10 años de experiencia

CÓMO TOMAR EL SOL SIN PELIGRO

cómo tomar el sol sin peligro

CÓMO TOMAR EL SOL SIN PELIGRO

CÓMO TOMAR EL SOL SIN PELIGRO

Tomar el sol no es solo una cuestión de estética para broncear nuestra piel o como descanso en nuestro tiempo libre, debe además tomarse como una actividad beneficiosa para nuestro organismo, pero, ¿sabes cómo tomar el sol sin peligro?. En este post te contamos cómo:

1. BENEFICIOS DEL SOL

Lo primero y más importante que tenemos que comentar es que no es necesaria una exposición prolongada al sol para beneficiarse de él, basta con 20 minutos al día.

  • Aumento de los niveles de vitamina D. Los rayos solares tras depositarse sobre la dermis forman la vitamina D. Es la única vitamina que no se adquiere mediante el consumo de alimentos, de ahí la importancia de tomar el sol.
  • Regula la melatonina, una hormona de nuestro cuerpo encargada de regular el sueño. Durante la noche sus niveles aumentan y nos produce cansancio y al amanecer sus niveles descienden y con ello despertamos.
  • Resulta eficaz en enfermedades cutáneas como alopecia, vitíligo, psoriasis.
  • Reduce los niveles de triglicéridos.
  • Disminuye la presión sanguínea.
  • Ayuda a la calcificación de huesos gracias a la vitamina D.

2. PELIGROS DEL SOL

Respecto a los  riesgos de una excesiva exposición al sol cabe destacar:

  • Aparición de eritemas. Se caracterizan por el enrojecimiento de la piel expuesta al sol y precede a la quemadura.
  • Quemaduras de primer y segundo grado.
  • Cáncer de piel y otros trastornos cutáneos.
  • Cataratas y otros trastornos de la vista.
  • Envejecimiento prematuro de la piel.
  • Inhibición del sistema inmunitario.

3. TOMAR EL SOL CON RESPONSABILIDAD

1. Evita la exposición solar en las horas centrales del día.  Ten cuidado también en la montaña, ya que la altitud afecta al a exposición al sol.

2. Busca sombras. Utilizar la sombra de un árbol, de la sombrilla, etc. te ayudará a proteger tu piel cuando ya has tenido sol más que suficiente. Una aclaración, ¡meterte al agua no te protege del sol!

3. Consulta los índices ultravioleta (IUV). Antes de la exposición al sol o una actividad al aire libre, conviene informarse sobre la intensidad de las radiaciones a través de canales como la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) o la app solar de Be+: a partir de 6, el riesgo es alto y se deben extremar las medidas de fotoprotección, así como elegir el SPF adecuado.

4. Utiliza sombrero, gafas de sol y crema de sol adecuados y buenos.

5. Utiliza gafas de sol para evitar los daños oculares. Es necesario que las gafas tengan una protección cien por cien frente a los rayos UV y solo si están homologadas por la Unión Europea, se puede garantizar que así sea. Las que mejor protegen los ojos y la piel que los rodea son las gafas de tipo envolvente.

7. Utiliza crema de sol adecuada a tu tipo de piel y a las circunstancias de la exposición. Nunca te apliques factor de protección inferior a 30. Por su parte, las personas de fototipos claros (I y II) deben usar siempre un SPF muy alto (50+). Póntelo media hora antes de exponerte al sol y reaplícalo cada dos horas y tras el baño, acordándote de secar bien la piel antes. Elige, además, bálsamos labiales que contengan filtros solares.

8. No bajes la guardia después del verano. Las radiaciones solares son peligrosas durante todo el año, no solo en verano. Recuerda también, cuando practiques deportes de invierno, que la nieve refleja un 80 por ciento los rayos de sol, por lo que debes emplear fotoprotectores con un SPF mayor de 50.

9. Mucho cuidado con las salas de bronceado. El bronceado artificial no protege frente al fotoenvejecimiento y conlleva un riesgo de cáncer de piel, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Author Info

admin

No Comments

Post a Comment